sábado, 18 de noviembre de 2017

Sistema educativo de Suecia: PISA y problemática.

PISA 2012: el antes y después del sistema educativo de Suecia:
Mientras que Suecia en el pasado se situaba en torno a la media de resultados de PISA, siendo junto a otros países escandinavos modelo en materia educativa, en 2012 Suecia presentó el mayor descenso de puntuación anual en sus alumnos de los 65 países del informe, perdiendo más de 3 puntos al año en matemáticas, 2,75 puntos al año de lectura y 3 puntos anuales en ciencias. Suecia, en 2012, se encontraba por debajo de España en todas las áreas. Además, se constató que había perdido igualdad, un valor fundamental del país.
Por consecuencia, la confianza en el sistema educativo sueco disminuyó considerablemente del 2005 al 2013.

La problemática:  

Suecia tenía un alto nivel educativo, económico y social. Llegó un punto en el que se quiso utilizar la educación para aumentar el igualitarismo entre la sociedad, pensando que este cambio no iba a dañar mucho la calidad del sistema. Es por ello que se empezó a experimentar embarcándose en proyectos innovadores con la creencia de que al sacrificar un poco la calidad del sistema, se ganaría más en igualdad. Pero, como hemos visto posteriormente, este sacrificio de la calidad se les ha ido de las manos y ha derivado en un descalabro importante. Para ello, durante los años 60, en Suecia se quitaron exámenes, se quitó la exigencia porque se quería una educación apta para todo el mundo. Se centraron más en los métodos de trabajo que en los contenidos de lo que iban a trabajar. Ya que se pensaba que los métodos iban a llevar a los alumnos a desarrollar competencia y que los contenidos no eran importantes. Estas reformas hicieron bajar la calidad intelectual y abrieron el camino a un creciente desorden en las aulas. Este desorden hizo que la profesión docente perdiera confianza y devaluara su estatus social. Los profesores tenían como fin: motivación (motivar a los alumnos), actividad (los alumnos debían ser activos a nivel manipulativos y experimental), creatividad, individualización (dentro del marco común, cada niños tenía que tener un trato individual) y colaboración. Además, se consideraba que los alumnos debían elegir cuánto y cuando estudiar; y, dicho estudio, debería basarse en la iniciativa y la curiosidad del propio alumno. Para llevar a cabo este cambio a nivel educativo, Suecia puso mucho dinero, se hizo una una inversión muy importante. Fueron los resultados en los informes PISA los que dieron la voz de alerta de que Suecia no iba en el camino correcto. Esta disminución en los resultados nos demuestra que incrementar la inversión en educación no la mejora si los principios de los que se parte no son los mejores.
Además, no se consiguió la tan anelada igualdad entre el alumnados, objetivo y promesa de dichas reformas. Ya que los alumnos que no aprendían a leer bien, a trabajar bien durante los 3 primeros años de escolaridad obligatoria, no llegaban al nivel de los demás.

 
Búsqueda de soluciones:  

Los resultados de Suecia en las pruebas internacionales señalan a este país como el que más ha empeorado en la última década. Es por ello, que la OCDE urgió a Suecia reformar su sistema educativo. Como respuesta a la demanda de cambio de la OCDE y con el objetivo de mejorar su calidad educativa, Suecia ha iniciado una serie de reformas aprobando una nueva ley de educación en 2011, reformando su currículum, mejorando y ampliando su sistema de evaluación del alumnado y mejorando la formación de los docentes con el objetivo de mejorar la calidad de la enseñanza, así como el estatus de dicha profesión. Para dicha reforma, Suecia ha puesto el ojo en sistemas educativos vecinos como Finlandia (profesores con salarios superiores) u Holanda (ratios más bajas).
 
El futuro:  

En Suecia el futuro lo encuentran en modelos vecinos como el se Finlandia o no tan vecinos, como el de Singapur. Se trata de modelos educativos que han obtenido un nivel más alto de conocimiento e igualdad, focalizando el sistema educativo en los contenidos y no tanto en las metodologías. La calidad docente, la evaluación, la atención a la diversidad, el currículum, etc. Suecia urge reformar muchos aspectos de su sistema educativo para obtener los resultados que en su día hicieron de este país un modelo educativo, económico y social. La incógnita la encontramos, ahora mismo, en el camino que debe seguir el modelo español para incrementar sus resultados. Si debe seguir hacia un modelo comprensivo o si debe cambiar su rumbo y replantearse ciertos aspectos para mejorar la calidad y la igualdad de su sistema educativo. 
 

Sara López García, 18 de Noviembre del 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario